3.6/5 - (7 votos)

¿Qué es la Moringa?

 

En este artículo hablamos de las propiedades de la moringa y sus beneficios para el organismo. Pero antes de eso, vamos a hacer una introducción sobre qué es la moringa.

La Moringa, también llamada árbol de la vida, es un árbol que puede llegar a alcanzar los ocho metros de altura, con ramas que se alargan abiertas como un paraguas.

Su nombre científico es Moringa oleifera​​​​​ y su parte más utilizada es la hoja, que es donde está la mayor concentración de antioxidantes.

La hoja puede ser consumida bien sea en forma de té, cápsulas o polvo, aunque también existen estudios científicos en los que se emplean las semillas, el tallo e, incluso, las flores.

De creciente interés en estudios realizados en diferentes partes del planeta, esta planta proveniente de Asia y África es una promesa en la pelea contra el hambre, entre otras muchísimas aplicaciones para la salud y el medioambiente.

Más allá de ser aún una joya poco conocida, la Moringa es un auténtico manantial de salud que lleva en sus hojas una diversidad de propiedades antibacterianas, antioxidantes y remineralizantes, así como su aporte nutricional, que merece la pena tener en cuenta.

La Moringa tiene un elevado contenido en antioxidantes, vitaminas y minerales como hierro, carotenoides, quercetina, vitamina C, polifenoles, ácido clorogénico

El polvo seco que se obtiene de las hojas de Moringa es muy abundante en proteínas, vitamina A, calcio, potasio y vitamina C.

La mayoría de los estudios sobre las características beneficiosas de la Moringa se han realizado in vitro o en animales; por tanto, en humanos aún se están estudiando las dosis eficaces en humanos, aunque ya hay algunos indicios que contaremos a continuación.

Sin embargo, ya que los nutrientes potenciales son muchos y las posibilidades de que existan sustancias antinutricionales en esta planta son mínimas, no conseguimos encontrar argumentos en contra del consumo de la planta. De hecho, se ha utilizado tradicionalmente como planta medicinal en numerosas culturas.

Para todos los que busquen incrementar su ingesta de aminoácidos y proteínas de origen vegetal, en la Moringa encontrarán una inmejorable aliada: clasificada como superalimento, es un óptimo suministro para el cuerpo de aminoácidos esenciales presentes en sus hojas.

Por tanto, es también una opción excelente para vegetarianos y veganos, ya que conseguirán aumentar su ingesta de proteínas añadiendo la moringa a su dieta.

 

Propiedades de la moringa

 

Antioxidante y regenerante

Gracias a su elevado contenido en antioxidantes, tales como ácido gálico, kaempferol, ácido cripto-clorogénico, isoquercetina, astragalina, glucomoringina y muchos otros más, la moringa es capaz de proteger a las células frente a toxicidad por metales, el daño que el sol puede provocar en el material genético, inducir la expresión de enzimas antioxidantes…, y preservar así la regeneración de los tejidos, evitando el envejecimiento prematuro.

Estas propiedades antioxidantes sirven para enfrentar numerosas patologías derivadas del estrés, así como daños en las células que puedan producir tumores o cáncer (capacidad antiproliferativa).

La epidermis, la capa más externa de la piel, es muy susceptible al estrés oxidativo, porque la epidermis es rica en lípidos, proteínas y ADN, que son muy fáciles de dañar por la exposición al sol, al estrés del día a día o incluso a la contaminación.

Estas lesiones epidérmicas pueden provocar el envejecimiento de la piel, retrasar la cicatrización de heridas e incluso causar cáncer de piel.

Se ha observado en estudios científicos que la moringa es capaz de acelerar la curación de las heridas, tanto in vitro como en animales, e incluso hay evidencias de que puede revitalizar la piel en humanos aplicada tópicamente.

Se ha observado, en las propiedades de la moringa, su efecto protector y regenerante de la piel tras una exposición dañina al sol y tiene un efecto amortiguador frente al daño oxidativo provocado por el estrés, con lo que ayuda a conservar la integridad de la epidermis.

Debido también a su contenido en vitaminas E, D y del grupo B, también es capaz de proteger e hidratar la piel, así como de favorecer su cicatrización.

 

Antidiabética

La moringa tiene un ENORME potencial para controlar o prevenir la diabetes. Esto se debe a que tiene gran capacidad de inhibir las enzimas que degradan los carbohidratos en nuestro organismo, como la amilasa y la glucosidasa.

También aumenta la ingesta de glucosa por parte del hígado y músculos, redirigiéndola lejos de la sangre y evitando que esté en circulación, pues si está en sangre de forma excesiva y por mucho tiempo, puede provocar daños irreversibles en el cerebro.

Por este mismo motivo, inhibe la incorporación de la glucosa desde el intestino y disminuye la síntesis de glucosa por parte del hígado.

También es capaz de aumentar la secreción de insulina y la sensibilidad celular a ésta.

La mayoría de evidencia se encuentra in vitro y en animales; sin embargo, cada vez son más los estudios clínicos que muestran efectos positivos en personas. Es sin duda, otra de las grandes propiedades de la moringa.

 

Antiobesidad

La moringa tiene una excelente capacidad antihiperlipidémica, debido a que disminuye la cantidad de triglicéridos acumulados, evita la creación de nuevo tejido graso (adipogénesis), y también estimula que el tejido graso que ya existe, se vaya quemando como energía (capacidad quemagrasa).

Además de todas estas excelentes propiedades, también contiene ácidos grasos omega 3 y omega 6, así como otros ácidos grasos insaturados, que mejoran el perfil lipídico de la sangre.

Por tanto, esta propiedad ayuda a proteger el corazón, evitando la absorción de colesterol en el intestino y la formación de placas de grasa en las arterias, disminuyendo así el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Por otro lado, ayuda en la pérdida de peso al contener fibra y una elevada proporción de proteínas que aumentan la sensación de saciedad.

 

Antiinflamatoria y moduladora del sistema inmune

La moringa contiene un compuesto bioactivo, llamado rutina, que es capaz de alterar la expresión de genes antiinflamatorios, como PPAR-a, aumentando su expresión y disminuyendo la inflamación de los tejidos.

Contiene también compuestos como la quercetina, el ácido clorogénico, el kaempferol, que ayudan a mediar, a través de su actividad antioxidante, la inflamación en el organismo.

También contiene vitamina C que actúa también como antioxidante y potenciadora del sistema inmune.

La moringa es capaz de modular la respuesta humoral y celular del sistema inmune, también regula los niveles de expresión de ARNm de los mediadores de la respuesta inmunitaria innata, como aumentar IL-2, que induce el crecimiento de linfocitos T; y disminuir IL-6, que suele provocar inflamación.

IL-2 y IL-6 son moléculas llamadas citoquinas que intervienen en la inflamación y en la respuesta inmune.

También es capaz de modificar la actividad de las distintas células del sistema inmune.

Las hojas de la moringa también tienen isotiocianatos, polisacárido MOP-2 y ácido dimetilpropanodioico, que modulan la actividad del sistema inmune.

 

Analgésica y anticolinérgica

Existen estudios científicos que han observado la potencial capacidad antinociceptiva entre las propiedades de la moringa (es decir, la percepción del dolor).

El mecanismo aún no está claramente descrito en la literatura científica, pero quizá podría deberse a su efecto a nivel neuronal.

Esta propiedad se puede utilizar como coadyuvante a otros medicamentos, para evitar efectos secundarios excesivos de los mismos o para tratar dolencias muy suaves y cotidianas.

Su capacidad anticolinérgica inhibe los receptores de la acetilcolina, lo que provoca un efecto relajante y antiespasmódico.

 

Antihipertensiva y diurética

Otra de las propiedades de la moringa es su capacidad regladora de la tensión gracias a que actúa en dos mecanismos diferentes que se llaman dependiente de endotelio e independiente de endotelio.

La acción dependiente del endotelio se produce a través de la hiperpolarización mediada por el factor hiperpolarizante derivado del endotelio.

La acción independiente del endotelio se produce al bloquear los canales de calcio (es un mecanismo un poco más complejo).

Este efecto puede servir para regular la tensión en la preeclampsia, así como optimizar la circulación sanguínea e, incluso, existen también evidencias in vivo de que podría mejorar la disfunción eréctil debido a su actividad vasodilatadora.

Esta capacidad de regular la tensión va acompañada de una disminución de la retención de líquidos, junto con los cuales también se eliminan distintas toxinas y, por tanto, también tiene potencial capacidad diurética. (Véase “Reguladora digestiva”).

 

Antirreumática

Debido al origen inflamatorio de la artritis reumatoide (AR), la moringa, al tener propiedades antiinflamatorias, es capaz de aliviar y combatir los síntomas de la inflamación propios de esta enfermedad.

El origen de la AR se encuentra en nuestro sistema inmune, por lo que se conoce como una enfermedad autoinmune.

Como ya hemos visto, la inflamación, el sistema inmune y los antioxidantes están estrechamente relacionados, con lo que la Moringa tiene una actividad potencialmente beneficiosa frente a esta dolencia, así como para otras que tengan también este mismo origen.

 

Antiséptica

Sus características antibióticas y antisépticas ayudan a frenar el avance de agentes patógenos, pues es capaz de inhibir el crecimiento de estos: bacterias, hongos, parásitos y virus.

 

¿Entre las propiedades de la moringa está la capacidad de inhibir el Covid-19?

Debido a la crisis mundial sufrida recientemente debido a la COVID-19, cabe destacar un aspecto importante de la Moringa frente al virus que provoca esta enfermedad.

Dicho virus, el SARS-COV-2, se ve inhibido gracias al ácido cripto-clorogénico presente en la moringa, que además funciona sinérgicamente junto con la curcumina.

Esto se debe a su capacidad de suprimir una proteína principal funcional del virus, que juega un papel crucial en la escisión del polipéptido durante el ensamblaje viral en las células huésped (es decir, su replicación dentro de las células).

Estas evidencias no están contrastadas a nivel clínico, por lo que podría ser importante considerar su efecto como coadyuvante de terapias antivirales, pero sin olvidar el resto de pautas de seguridad estipuladas por los diferentes organismos.

 

Reguladora digestiva

La moringa tiene capacidad para modular la microbiota intestinal, mejorando nuestra salud digestiva y nuestro tránsito.

También es capaz de mejorar síntomas digestivos tales como el estreñimiento, la gastritis y la colitis ulcerosa debido a que es capaz de restablecer el equilibro dentro de las poblaciones bacterianas saludables que viven en nuestras mucosas.

La moringa presenta también capacidad depurativa y protectora del hígado, ya que protege frente al daño causado por acumulación de toxinas en el hígado, reduciendo los niveles de los marcadores de daño hepático tales como la bilirrubina, la alanina transaminasa…

Estos efectos provienen, en parte, de su actividad protectora frente al estrés oxidativo, recalcando el papel de la quercetina y el ácido clorogénico.

De esta forma, conseguimos un efecto DEPURATIVO protegiendo nuestra salud y consiguiendo un organismo más saludable.

 

Vitalidad y energía

Cabe destacar, entre las propiedades de la moringa, su capacidad revitalizante y su contenido en vitaminas, que hacen que te sientas con un plus de energía.

Contiene, entre otras, vitaminas B1 y B2, que contribuyen a un metabolismo correcto de los nutrientes, por lo que resulta en un mejor aprovechamiento de la energía que aportan los alimentos; y, por otro lado, la vitamina B3, que forma parte estructural de la coenzima NAD y NADP, implicada también en el metabolismo energético.

La moringa supone también un suplemento estupendo tras un ejercicio físico, o antes de él, debido a su gran aporte proteico y a su contenido en potasio, hierro, fósforo y magnesio.

 

Bibliografía científica

 

  1. Aekthammarat D, Pannangpetch P, Tangsucharit P. Moringa oleifera leaf extract induces vasorelaxation via endothelium-dependent hyperpolarization and calcium channel blockade in mesenteric arterial beds isolated from L-NAME hypertensive rats. Clinical and Experimental Hypertension. 2020; 42(6):490-501.
  2. Elabd EMY, Morsy SM, Elmalt HA. Investigating of Moringa oleifera role on gut microbiota composition and inflammation associated with obesity following high fat diet feeding. Open access macedonian journal of medical sciences. 2018; 6(8):1359.
  3. Fajri M. The potential of Moringa oleifera as immune booster against COVID 19. In IOP Conference Series: Earth and Environmental Science. 2021; 807(2):022008.
  4. Hamoodi HA. Moringa and its importance in human life. Science archives. 2021; 2(4):276-280.
  5. Jacques AS, Arnaud, SS, Jacques DT. Review on biological and immunomodulatory properties of Moringa oleifera in animal and human nutrition. Journal of Pharmacognosy and Phytotherapy. 2020; 12(1):1-9.
  6. Kashyap P, Kumar S, Riar CS, Jindal N, Baniwal P, Guiné RP, et al. Recent Advances in Drumstick (Moringa oleifera) Leaves Bioactive Compounds: Composition, Health Benefits, Bioaccessibility, and Dietary Applications.  2022; 11(2):402.
  7. Kharisma VD, Agatha A, Ansori ANM, Widyananda MH, Rizky WC, Dings TGA, et al. Herbal combination from Moringa oleifera Lam. and Curcuma longa L. as SARS-CoV-2 antiviral via dual inhibitor pathway: A viroinformatics approach. Journal of Pharmacy & Pharmacognosy Research. 2021; 10(1):138-146.
  8. Kou X, Li B, Olayanju JB, Drake JM, Chen N. Nutraceutical or pharmacological potential of Moringa oleifera Lam.  2018; 10(3):343.
  9. Mehwish HM, Riaz Rajoka MS, Xiong Y, Zheng K, Xiao H, Anjin T, et al. Moringa oleifera–a functional food and its potential immunomodulatory effects. Food Reviews International. 2020; 1-20.
  10. Nova E, Redondo-Useros N, Martínez-García RM, Gómez-Martínez S, Díaz-Prieto LE, Marcos A. Potential of Moringa oleifera to improve glucose control for the prevention of diabetes and related metabolic alterations: a systematic review of animal and human studies. Nutrients. 2020; 12(7):2050.
  11. Redha AA, Perna S, Riva A, Petrangolini G, Peroni G, Nichetti M, et al. Novel insights on anti-obesity potential of the miracle tree, Moringa oleifera: A systematic review. Journal of Functional Foods. 2021; 84:104600.
  12. Udechukwu MC, Abbey L, Nwodo U, Udenigwe CC. Potential of Moringa oleifera seeds and leaves as functional food ingredients for human health promotion. Journal of Food & Nutrition Research. 2018; 57(1).
  13. Xiao X, Wang J, Meng C, Liang W, Wang T, Zhou B, et al. Moringa oleifera Lam and its therapeutic effects in immune disorders. Frontiers in pharmacology. 2020; 2188.
  14. Yasoob TB, Yu D, Khalid AR, Zhang Z, Zhu X, Saad HM, Hang S. Oral administration of Moringa oleifera leaf powder relieves oxidative stress, modulates mucosal immune response and cecal microbiota after exposure to heat stress in New Zealand White rabbits. Journal of animal science and biotechnology. 2021; 12(1):1-15.
  15. Zhou Y, Yang W, Li Z, Luo D, Li W, Zhang Y, et al. Moringa oleifera stem extract protect skin keratinocytes against oxidative stress injury by enhancement of antioxidant defense systems and activation of PPARα. Biomedicine & Pharmacotherapy. 2018; 107:44-53.

 

Artículos relacionados