Sí, has escuchado bien, la Moringa protege el hígado también. Y es que no nos cansamos de hablar de la gran cantidad de beneficios y propiedades que tiene la Moringa, porque sí son muchos. Es por ello por lo que se la llama el “Árbol de la Vida”.

La Moringa protege el hígado

El hígado es uno de los órganos más importantes que tiene nuestro cuerpo. La Moringa oleífera contiene altas concentraciones de polifenoles en sus hojas y flores que protegen al hígado contra la oxidación, la toxicidad y cualquier daño. La Moringa puede reducir el daño y la fibrosis hepática y la oxidación inversa en el hígado. También la Moringa puede restaurar las enzimas hepáticas a niveles normales, reduciendo el estrés oxidativo y aumentando el contenido de proteínas en el hígado.

El hígado es el órgano responsable de la desintoxicación de la sangre, la producción de bilis, el metabolismo de la fructosa, metabolizar las grasas, brindar sangre fresca cuando hay alguna herida, controla el sistema digestivo y el procesamiento de nutrientes, y solo puede cumplir estas funciones con la ayuda de las enzimas hepáticas, por lo que es de extrema importancia que se encuentren en niveles normales. Es decir, que niveles bajos de enzimas hepáticas pueden afectar a la capacidad del hígado para filtrar la sangre.

Diversos artículos científicos han determinado que las hojas presentan un efecto protector del hígado ya que lo protege de los efectos perjudiciales de diversos medicamentos. La forma de actuar de las hojas es la siguiente: disminuye los niveles de enzimas hepáticas ALT, AST, ALP, etc. Así mantiene, por tanto, la integridad de las membranas celulares hepáticas y aleja las enzimas de la circulación.

Es por todo esto, por lo que la moringa protege el hígado, concluyendo así que Moringa oleífera desarrolla en nuestro organismo un gran efecto hepatoprotector.

Por otro lado, las infusiones de Moringa son un remedio casero y natural para fortalecer nuestra salud ya que nos ayuda a limpiar el hígado, además son muy fáciles de preparar. Lo ideal es tomar una o dos tazas de infusión de Moringa, una en la mañana y otra al medio día. Puedes agregar limón o miel natural para que esté aún más rica y aumentar sus propiedades.

tes-monodosis-moringa

Comprar infusiones de Moringa

A continuación os dejamos los artículos científicos en los cuales se referencia este efecto protector del hígado de la Moringa oleífera:

 

Síguenos en redes sociales para estar al día de todos los maravillosos beneficios que tiene la Moringa.